La terapia combinada y sus beneficios

 

No existe una única terapia para tratar una patología. Por las características mismas del cuerpo humano, por los tejidos involucrados en cada lesión o afección, el profesional tiene la necesidad de trabajar con técnicas diversas. A esto se refiere el concepto de terapia combinada, una forma de trabajo que permite alcanzar muy buenos resultados a corto plazo.

La terapia combinada consiste en la aplicación conjunta de dos modalidades distintas de electroterapia para lograr un objetivo. La aplicación varía de acuerdo a la patología puntual y a los efectos buscados en cada caso.

Es importante tener presente las características de cada terapia, su acción, su física y sus efectos para lograr la integración adecuada que deje fuera cualquier riesgo, tanto para el paciente como para los equipos.

El éxito de la terapia combinada radica en la denominada sumación de efectos fisiológicos, que se da justamente a partir de la conjunción de las modalidades a utilizar, las cuales se potencian, aportando cada una sus beneficios a un tratamiento integral.

Aunque los resultados  dependerán de cada paciente, de su afección y de la orientación del tratamiento, está comprobado que este método es excelente a la hora de tratar atrofias, contracturas, celulitis, degeneración de tejidos y lesiones profundas, y que es aún más recomendable cuando lo que se persigue es la disminución de los tiempos del tratamiento, ya que los resultados a corto plazo son sorprendentes.

Es así que la terapia combinada es especialmente indicada en los casos en los que el paciente debe retomar rápidamente sus actividades de la vida diaria, volver al trabajo,  a sus entrenamientos habituales si es deportista, etc.

Hay distintos tipos de terapias combinadas según las integraciones que puedan hacerse. CEC te ofrece el avanzado ULTRAMAX, el más completo equipo para estética y fisioterapia. Opera con corrientes rusas, interferenciales bipolares y tetrapolares, TENS y con ultrasonido de 1 y 3 MHz.

El ultrasonido, aunque es de alta frecuencia, es de acción puntual y por lo tanto su combinación con el resto de posibilidades no representa riesgo alguno.

Si hablamos de aplicaciones concretas y sus efectos, el ultrasonido al ser combinado con las corrientes interferenciales, es capaz de lograr en el paciente una relajación muscular más intensa, y cuando trabaja junto a la modalidad TENS, potencia notablemente los efectos analgésicos y antiinflamatorios en una determinada lesión que cursa con algias.

Las corrientes rusas por su parte, al ser combinadas con el ultrasonido de 1MHz, obtienen un reclutamiento mayor de unidades motoras, evitando el llamado “fenómeno de acomodación”.

Aun no se ha creado comentarios, se el primero...

Lorem ipsum dolor sit amet con éxito.

Lorem ipsum dolor sit amet con error.

Solicita tu cotización